Hazte Alumno   Área Privada de Alumnos  


Alerta:
Convocatoria de Primavera

El viernes, 28 de febrero, finaliza el plazo de Matrícula para los Programas de Especialización de la CONVOCATORIA DE PRIMAVERA 2020 (fecha de inicio de los cursos: 20 de marzo).

El otoño de Turner

El otoño de Turner

La Tate de Londres muestra 180 obras del pintor británico en las que está patente su visión épica y narrativa del paisaje.


Le llamaron "demente", "senil" y cosas peores. Hasta su más devoto defensor, el crítico John Ruskin, advirtió que sus últimas obras eran "un claro indicador de su enfermedad mental". Y sin embargo, Joseph Mallord William Turner seguía creando como si nada en su estudio, ajeno a los naufragios y a las tormentas, revisando sus paisajes inmortales y experimentando con la luz como nunca antes.


"El mito del pintor de la luz envuelto en las tinieblas en el ocaso de su vida ha persistido hasta hace relativamente poco", advierte David Blayney Brown, comisario de 'Late Turner: Painting Set Free': una deslumbrante muestra del Turner tardío (180 obras) que abre sus puertas esta semana en la Tate de Londres.


"Los críticos de su época no tuvieron piedad con él, y es cierto que el pintor acabó sumido en una depresión tras la muerte de su padre", recalca Blayney. "Pero hasta sus años finales siguió pintando con una gran intensidad, y experimentando por igual con el óleo y con la acuarela. Muchos de los cuadros de esa época nunca fueron exhibidos, ni siquiera sabemos con certeza si Turner llegó a considerarlos como acabados".


"Existe también otra leyenda que conviene también desmontar: la del pintor romántico como precursor del impresionismo o del arte abstracto", asegura el comisario de Late Turner. "Sus últimas obras no son exactamente una ruptura, sino el final de un proceso. Turner explora y experimenta, pero es algo que ha estado haciendo toda la vida. Es cierto que se desmarca de otros pintores victorianos, pero lo hace para ponerse al día y sin una intención clara de crear escuela". De hecho, en el último Turner se dan la mano el pasado y el futuro. Ahí están, siempre bien patentes, su obsesión por el mar y esa visión épica y narrativa del paisaje, si acaso más difusa. La progresión se acentúa, eso sí, en el momento en que el pintor deja atrás los grandes formatos y elige los marcos cuadrados y redondos, donde sus obras adquieren aún más esa cualidad giratoria de vórtice o torbellino.


Pese a la variedad temática -de Napoleón en el exilio al entierro en el mar- los nueve cuadros reunidos en 'La cuadratura del círculo' (una exquisita selección de obras realizas entre 1840 y 1846) son un fascinante viaje a ese último Turner que tanto mareó a los críticos.


Mención especial merece ese 'Luz y Color (teoría de Goethe): la mañana después del Diluvio-Moisés escribiendo el libro del Génesis' que llegó a ser exhibido en 1843 y que creó el total desconcierto. A la misma época pertenecen dos acuarelas que desafían también a la tradición realista: 'Un fuego en la Torre de Londres' y 'El sol avanzando hacia el mar en Venecia'.


En 1844, Turner pinta la que está considerada ahora como una de las obras más importantes de su fase tardía: Lluvia, acero y velocidad: el gran ferrocarril del oeste. Y dos años después vuelve a transmitir "esa sensación real del mar" con 'Balleneros'.


Hasta el final de sus días buscó refugio en las costas de Kent para huir ocasionalmente del marasmo de Londres, donde buscó siempre la cercanía del Támesis, rebautizado por sus vecinos del barrio de Chelsea como el Almirante Booth. Fiel a su amor de toda la vida -la Royal Academy de Londres, donde ingresó a los 14 años- el pintor exhibió sus cuatro último cuadros en 1850. Entre ellos, La partida de la flota, que sirvió para reconciliarle hasta cierto punto con su creciente partida e detractores, que dieron por muerta su obra al menos una década antes del fallecimiento del pintor a los 75 años.


La Tate se suma así, con esta deslumbrante muestra de todo lo que fue capaz de iluminar el maestro después de los sesenta, a lo que se anticipa ya como el otoño de Turner, inminente ya el estreno de la película de Mike Leigh, con Timothy Spall en el pincel del genio romántico.


En Mr. Leigh, Timothy Spall encarna precisamente al último Turner, cuando el genio admirado como el mejor pintor del siglo XIX en Inglaterra dejó paso al "sociópata huraño e incomprendido" por crítica y público. Spall, que ganó el premio al mejor actor en el último festival de Cannes, estuvo dos años pintando a todas horas y buceando día y noche en la biografía de Turner, a quien llegó a comprender desde muy dentro: "Los románticos fueron los primeros en pintar lo que sentían, y no sólo lo que veían. Turner fue uno de los primeros pintores libres, y desde esa libertad logró acercarse a lo sublime".


Fuente El Mundo (CARLOS FRESNEDA | Londres): El otoño de Turner...
Compartir | Recomendar Noticia | Fuente: El Mundo (CARLOS FRESNEDA | Londres) | Fecha: 09/09/2014 | Ver todas las noticias



Programa de Especialización relacionado:

D04.03. El Seguro y el Traslado de la Obra de Arte [Traslado = Embalaje + Manipulación + Transporte].
Máster relacionado:

MME Máster en Museografía y Gestión de Exposiciones
Libro relacionado:

Manual de didáctica del objeto en el museo