Hazte Alumno   Área Privada de Alumnos  


Alerta:
Convocatoria de Primavera

El viernes, 28 de febrero, finaliza el plazo de Matrícula para los Programas de Especialización de la CONVOCATORIA DE PRIMAVERA 2020 (fecha de inicio de los cursos: 20 de marzo).

El arte contemporáneo reconoce al Greco su deuda como fuente de inspiración

El arte contemporáneo reconoce al Greco su deuda como fuente de inspiración

Doce artistas españoles rinden homenaje al maestro en su IV centenario con obras basadas en su trabajo, que cuelgan en una exposición en la Academia de Bellas Artes de Madrid.


Doce artistas españoles contemporáneos conforman este particular Apostolado con el que se quiere reconocer la deuda del arte actual con El Greco, artista moderno donde los haya. Tras su paso por el Museo Nacional de Escultura en Valladolid aterriza, hasta el 8 de noviembre, en la Academia de Bellas Artes de San Fernando la exposición «Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después», que forma parte de las actividades del Año Greco, que va tocando a su fin. Todos los artistas presentes, en mayor o menor medida pero sin excepción, reconocen su deuda grequiana. El lema de la muestra bien podría ser: El Greco sigue vivo en el arte de hoy.


Los hay, como Luis Gordillo, que ya en los años 60 se sentían atraídos por su pintura tan espiritual. Veía sus cuadros como algo vivo. Otros como Secundino Hernández mantienen una relación sentimental con el cretense: de pequeño coleccionaba cromos entre los que había muchas imágenes del Greco. Aún no soñaba con ser pintor pero ya le atraían sus pinceladas. Acompañados de la comisaria de la exposición, Isabel Durán, recorremos la muestra, por cuyos rincones se cuela un siempre travieso Joan Fontuberta, camuflado cual caballero de la mano en el pecho.


Fuente de inspiración inagotable, El Greco sigue siendo, cuatro siglos después, un referente para el arte contemporáneo. Mucho más que cualquier coetáneo. A Carlos León (Ceuta, 1948) siempre le ha fascinado de manera obsesiva el «Retrato del cardenal Don Fernando Niño de Guevara», del Metropolitan Museum de Nueva York. El color púrpura de la vestimenta del inquisidor evoca al artista el poder y la sangre, que plasma en un tríptico abstracto. Igualmente abstracto, el díptico de Din Matamoro (Vigo, 1958) «Cenital 1» y «Cenital 2»: aparecen y desaparecen los colores del lienzo como por arte de magia. Y es que trata de atrapar en ellos el color y la luz, al igual que hace más de 400 años hacía El Greco en sus cuadros.


Colores ácidos y espiritualidad.

La mirada del argentino Pablo Reinoso se dirige a uno de los lienzos más enigmáticos y hermosos del Greco: el «Laocoonte», de la National Gallery de Washington, que aún puede admirarse en el Prado hasta el 5 de octubre. Si aún no lo ha visto, salga corriendo a la pinacoteca: es espléndido. Al igual que El Greco retuerce las figuras del sacerdote troyano y sus hijos mientras son devorados por las serpientes, en su obra, de nueva creación, Reinoso lleva a cabo una torsión de maderas en un cuadro-escultura. José Manuel Broto siempre se ha sentido atraído por los colores ácidos y la espiritualidad del Greco. Ha creado para la ocasión dos grandes lienzos: uno inspirado en «El Expolio» de la catedral de Toledo (una de sus obras maestras, que fue restaurada en el Prado) y otro en los torbellinos tan propios de las obras del Greco: basta con mirar su «Inmaculada Oballe» para darse cuenta de ello.


Cristina Iglesias se inspira en el agua del Greco en su obra presente en la exposición (ha sido una de las protagonistas del Año Greco con su proyecto «Tres aguas» en Toledo); Montserrat Soto, en los amenazadores y trágicos cielos grequianos, que anuncian que algo tremendo está ocurriendo o a punto de ocurrir. Jorge Galindo es otro de los artistas obsesionados con El Greco. Tanto que creó una serie con cincuenta obras bajo el título «El Greco revisitado en Borox». Las dos últimas piezas de la serie cuelgan en la exposición. Galindo centra toda la atención en las manos y los brazos de las figuras del Greco, que coloca en sitios insospechados. Encargó las pinturas a un ilustrador de carteles de cine y a partir de ellas hizo estos collages. Apropiacionismo al cubo.


La exposición se completa con trabajos de Marina Núñez (ha reinterpretado la obra «Vista y plano de Toledo», de El Greco, en un vídeo), Pierre Gonnord (sus retratos de tres mujeres recuerdan mucho a los del Greco, especialmente uno de ellos evoca a «La dama del armiño») y Darío Villalba (su gitanillo es trascendido enre el cielo y la tierra, el nacimiento y la muerte, el día y la noche). Un «San Jerónimo», del Greco, de la colección de la Academia de Bellas Artes (fue adquirido en 1984 con los fondos del legado Guitarte) acompaña a este Apostolado contemporáneo. En la muestra de Valladolid había una diferencia: les acompañaba el «Apostolado del marqués San Feliz» del Greco, del Museo de Bellas Artes de Asturias, en Oviedo.


Fuente ABC (NATIVIDAD PULIDO | MADRID): El arte contemporáneo reconoce al Greco su deuda como fuente de inspiración...
Compartir | Recomendar Noticia | Fuente: ABC (NATIVIDAD PULIDO | MADRID) | Fecha: 10/09/2014 | Ver todas las noticias



Programa de Especialización relacionado:

D11.01. Arte del Siglo XIX - Los orígenes del arte contemporáneo.
Máster relacionado:

MAC Máster en Gestión y Valoración de Arte Contemporáneo
Libro relacionado:

Pintura y escultura en Europa 1780-1880