Hazte Alumno   Área Privada de Alumnos  


La difícil tarea de democratizar el arte

La difícil tarea de democratizar el arte

Llevar el Arte a las clases medias es uno de los mayores retos a los que se enfrenta esta actividad, según coinciden todos los expertos del sector.


En la Antigüedad, los artistas trabajaban siempre al servicio de los poderosos. Aunque ahora la situación es diferente, el Arte es solamente accesible a las grandes fortunas, por lo que llevar el Arte a las clases medias es uno de los mayores retos a los que se enfrenta esta actividad en nuestros días.


A esta conclusión llegó el barón Guy Ullens de Schooten, coleccionista de Arte, mecenas y fundador del Ullens Center for Contemporary Art de Pekín, para lo que puso como ejemplo su experiencia con el Arte en el país mandarín. Analizó que allí se está un produciendo un fenómeno de migración, en el que unos 200 millones de personas se están mudando a las ciudades y otros tantos lo harán próximamente. En estos núcleos urbanos los museos son una parte fundamental, según dijo en The art of Management and the Management of art, un evento organizado por EXPANSIÓN y AT Kearney.


El barón afirmó que la fundación del Ullens Center for Contemporary Art tenía como objetivo «apoyar el mundo artístico» en China. Hong-Kong, según Ullens, se está convirtiendo en un mercado de Arte importante y se situará dentro de unos años entre los principales, como el de Nueva York.


Internet.

«Ahora el Arte es para las elites, las obras cada vez son más caras. No es accesible para las clases medias chinas», señaló Ullens, que añadió que tiene la intención de crear una estructura en Internet para su museo con el objetivo de que estas personas puedan comprar Arte más barato y de calidad.


Las inversiones en Arte, dijo Ullens, siguen siendo pequeñas en comparación con otras categorías. «Es un mundo pequeño, por lo que no deberíamos invertir más de un 5% de nuestro patrimonio en Arte», bromeó. Añadió que «antes el Arte era para coleccionistas desconocidos y aislados. Ahora se pueden cerrar operaciones más rápido porque hay más demanda».


Como consejo a potenciales coleccionistas de arte, recomendó «ser paciente» e incorporarse «al mundo de Internet». «Para ser un buen coleccionista no vale solo con el dinero», terminó.


También Alfredo Pastor, profesor del departamento de Economía y titular de la Cátedra Banc de Sabadell de Mercados Emergentes en IESE Business School, quiso recalcar la dificultad de llevar el Arte a las clases medias. «El Arte es para la elite, es un gran reto que esté disponible para todos. Los artistas también tienen responsabilidad en ello», apuntó.


El evento en el que coincidieron Ullens y Pastor también sirvió como punto de reflexión sobre la consultoría estratégica. «Al igual que una empresa necesita una visión estratégica, una dirección y una ruta, un coleccionista de Arte necesita un asesor, un objetivo, una ilusión y una financiación», afirmó María del Carmen Martín San Juan, directora de Conferencias y Formación de Unidad Editorial.


La consultoría estratégica, según Eugenio Prieto, presidente de AT Kearney Iberia, «es cada vez más una commodity». En su opinión, para desarrollar esta actividad son imprescindibles «talento, técnica y visión». «La consultoría estratégica es un arte», apuntó. Por su parte, Jan Oosterveld, presidente de The International Academy of Management, señaló que las consultorías de gestión llevan a cabo un trabajo esencial al ayudar a las empresas a afrontar «los cambios que están provocando tensiones últimamente».


La Economía como arte.

Ver la Economía más como un arte que como una ciencia fue el propósito del profesor Alfredo Pastor. En su opinión, existen varios paralelismos entre el Arte y la Economía. En primer lugar, «la Economía es considerada la ciencia del comportamiento humano racional» por excelencia, según dijo Pastor, y debería tener como objetivo principal eliminar la pobreza. «Es más seguro considerar que la Economía no es una ciencia y no recurrir a economistas para solucionar problemas reales, como sacar a la gente de la pobreza, porque no lo pueden hacer», indicó.


Por otra parte, «la ciencia se ha creado para aislar factores, algo que no puede hacerse en la vida real», como pasa con la Economía, señaló el profesor como segundo paralelismo con el Arte. Además, las ciencias se fijan más en la cantidad que en la calidad, y en Economía, contó Pastor, ocurre al contrario.


Por último, el profesor consideró que el Arte bueno o malo no depende de la época, ya que «no hay progreso en el Arte. No podemos decir que el de ahora sea mejor que el de hace siglos». «En Economía», añadió, con el paso de los siglos, «tampoco hemos aprendido mucho». Para Pastor, podría decirse que el objetivo de la Economía es sacar a la gente de la pobreza, algo que esta disciplina no ha conseguido hasta el momento. «Si pensamos en su propósito principal, no podemos decir que la Economía haya progresado», apuntó.


Comentadas estas similitudes, Pastor quiso plantearse si la Economía podría considerarse un arte. «No podemos ir tan lejos. En el Arte, el material está en manos del artista, mientras que los economistas no controlan el material con el que trabajan», matizó. El profesor concluyó que, más que a una ciencia como la Biología, la Economía se asemeja a la Silvicultura. «Al biólogo no le importa si las especies progresan. El silvicultor, por su parte, quiere que prosperen», puntualizó.



Fuente Expansión (Elena Lozano): La difícil tarea de democratizar el arte...
Compartir | Recomendar Noticia | Fuente: Expansión (Elena Lozano) | Fecha: 26/09/2014 | Ver todas las noticias



Programa de Especialización relacionado:

D01.01. Dirección y Gestión de OAC (Organizaciones Artísticas y Culturales: Museos, Fundaciones, Centros, Asociaciones y Empresas Culturales).
Máster relacionado:

MGC Máster en Gestión Cultural
Libro relacionado:

Economía y Cultura