Martes, 22 de mayo de 2018 | Actualizado: 12:59 CEST Buscador Buscador   |   Área Privada de Alumnos Área Privada de Alumnos  

Info IART.ES, centro pionero y líder en formación online para el sector de las Industrias Culturales y Creativas

La colección Gurlitt se quedará definitivamente en Suiza

La colección Gurlitt se quedará definitivamente en Suiza

La Justicia da por válido su testamento y las obras, muchas de las cuales fueron expoliadas por los nazis, acabarán en un museo de Berna y no en manos de sus familiares.


Los familiares de Cornelius Gurlitt no verán un euro de su fabulosa herencia, la colección de arte reunida por su padre, el marchante de la élite nazi Hildebrandt Gurlitt, que Cornelius almacenó en un piso de Múnich durante décadas mientras llevaba una vida humilde y en la más estricta austeridad. Un tribunal de Múnich dio ayer definitivamente por válido el testamento fechado el 9 de enero de 2014, poco antes de que Gurlitt se sometiese a una delicada operación y en el que nombra heredero universal al Kunstmuseum de Berna, en Suiza. Las alegaciones presentadas por los familiares, que ponían en duda que estuviese en plenas facultades cuando tomó esa decisión y reclamaban al menos parte de los cuadros, han sido rechazadas.


Dos testamentos fechados el 9 de enero y el 21 de febrero de ese año fueron entregados por Gurlitt a un notario de Baden-Württemberg, según explicó el presidente del tribunal, Gerhard Zierl. El Kunstmuseum estudió concienzudamente si aceptar o no la herencia, porque la colección incluye obras expoliadas por el Tercer Reich. En noviembre de 2014, finalmente, se hizo cargo de los cuadros y a partir de esa fecha el Estado alemán ha estado negociando con su dirección sobre el futuro definitivo de varias importantes obras. Si ahora el tribunal hubiese dado la razón a los familiares, se habría producido una situación bastante vergonzosa. La sentencia no se ha hecho pública todavía, pero los abogados de Berna Christian Blum und Claus Thiery ya han sido llamados para ser informados y la decisión se ha filtrado al diario alemán «Tagesspiegel»: la historia clínica demuestra que Gurlitt estaba en sus cabales cuando tomó la decisión.


Sospechas de evasión fiscal
El tribunal ha podido establecer que Cornelius estaba profundamente enfadado con la Fiscalía de Augsburgo y con las autoridades alemanas. a causa de su decisión de requisar su colección durante dos años por las sospechas de evasión fiscal. Los fiscales decidieron también, ya que un número indefinido de cuadros procedía del expolio de arte llevado a cabo por los nazis antes y durante la Segunda Guerra Mundial, que todas esas obras debían ser devueltas a sus legítimos herederos. El anciano solo pudo recuperar su colección tras llegar a un acuerdo con el Gobierno federal de Alemania y con el Estado libre de Baviera para comenzar el proceso de devoluciones de acuerdo a las conclusiones de un grupo de expertos que evaluaría las obras una por una.


La pérdida de control sobre la colección familiar sumió al anciano en una severa depresión y, como castigo, no quiso que los cuadros se quedasen en Alemania tras su muerte, de forma que testificó a favor del museo. Sus familiares habían presentado informes psiquiátricos que apuntaban a demencia senil y delirios paranoides, pero los jueces han considerado válido su deseo de que sus más de 1.500 cuadros, entre los que destacan obras de Renoir, Monet, Signac... vayan a parar a Suiza.


Un fabuloso tesoro
El caso Gurlitt nació el 22 de septiembre de 2010, cuando, en un control de rutina en un tren de Múnich a Zúrich, agentes de aduana encontraron una gran cantidad de dinero en efectivo en poder del coleccionista. Una investigación fiscal de dos años llevó a un registro de su vivienda en Múnich, donde se encontraron las primeras 1.280 obras. Las autoridades mantuvieron el hallazgo en secreto durante un año, hasta que la revista «Focus» desveló el descubrimiento, valorado en un primer cálculo en unos mil millones de euros.


En noviembre de 2013 se empezó a publicar el catálogo en internet para que los herederos de los expoliados puedan reclamarlas. La última identificada ha sido, este mismo mes, «La iglesia en Hofgastein», de Menzel. Apenas unos meses después de que su colección fuese confiscada, Cornelius Gurlitt murió en mayo de 2014.



Fuente (Rosalía Sánchez; ABC; Berlín; 18/12/2015): La colección Gurlitt se quedará definitivamente en Suiza...
Doble click sobre cualquier palabra para ver significado

Compartir | Recomendar Noticia | Fuente: (Rosalía Sánchez; ABC; Berlín; 18/12/2015) | Fecha: 19/12/2015 | Ver todas las noticias



Programa de Especialización relacionado:

D02.01. Aspectos Jurídicos de la Obra de Arte: Mercado, Coleccionismo y Fiscalidad.
Máster relacionado:

MLC Máster en Legislación Cultural
Libro relacionado:

Fiscalidad Cultural. Normas tributarias estatales sobre la actividad cultural.